Nuestra Historia

Nuestra Fundación nace el 13 de agosto de 1987, momento en que Doña María Luisa Peralta Torres junto a sus hijas Ana Luisa y María Angélica Prieto Peralta dieron forma e impulso dinámico a la Institución.

La Fundación Nacional para la Defensa Ecológica del Menor de Edad -Fundación DEM-, es un organismo no gubernamental que se creó con el propósito de hacer realidad en Chile los acuerdos del XVI Congreso Panamericano del Niño, que proponen un enfoque ecológico, globalista, que busca el desarrollo integral de los niños, niñas y adolescentes, en su familia y en su comunidad.

Fundación DEM, es una Institución sin fines de lucro, reconocida como colaboradora del Servicio Nacional de Menores (SENAME) a través de Resolución N° 569 de 1989; su Personalidad Jurídica se obtuvo mediante Decreto Supremo N° 1314, de fecha 28 de diciembre de 1987 (Ministerio de Justicia).

El primer Programa ejecutado por nuestra Institución fue “Comunidad  y  Prevención Comunitaria en Familias en Alto Riesgo Social”, ejecutado desde julio de 1991 a agosto de 1995 bajo la modalidad de proyectos alternativos. Este Programa, considerado muy innovador en su época, atendía a jóvenes y niños derivados comunitariamente (escuelas, juntas de vecinos, servicios sociales), focalizado territorialmente en tres poblaciones (Araucanía, Eneas Gonel y Chacabuco). Aquí trabajaron destacados profesionales como María Teresa Llanos, Caroline Sinclair, Patricia Bravo, Enrique Chía; Ana María Milán, siendo director de este programa, Mario Muñoz Méndez, quien tiene una destacada trayectoria en el área de Infancia y juventud, trabajando hasta la actualidad en nuestra Fundación.

Con posterioridad, se desarrolla el Programa de Libertad Asistida Simple, emplazado en la zona norte de Santiago, la elección de este territorio nos lleva a situarnos en el año 1990, momento en que se constataba una sobreoferta de recursos comunitarios alternativos (proyectos de salud, de mujeres, de jóvenes, de tecnologías apropiadas, etc.). El PLA apelaba a estos recursos, para resolver progresivamente la situación de marginalidad y/o exclusión, actuando el/la Delegado/a (DLA) como un nexo entre los jóvenes y las familias y el recurso institucional o secundario pertinente.

Entre abril de 1993 y octubre de 1995 se gesta en el PLA un proceso que va determinando nuevas formas de trabajar y entender el trabajo con las familias. Al mismo tiempo que se constataba un significativo decrecimiento de la oferta institucional o secundaria -básicamente por motivos de orden socio-político (las agencias de cooperación redestinaban su recursos al aparato estatal)-, se observaba una gran dificultad de éstos para operar en un entendimiento sistémico cercano al sugerido desde el PLA.

El 1º de octubre del año 1995 el Programa se reconvierte al sistema asistencial RCD, lo que posibilita realizar una serie de mejoras formales, que incidirán positivamente en la calidad del trabajo. Entre éstas: un menor número de casos por DLA (18 a 20), mayor focalización espacial y, por lo tanto, mayor intensidad de atención.

Desde fines de 1995 el modelo propuesto por el PLA se ha consolidado; en este proceso es indispensable considerar la implementación de la Ley de Responsabilidad Penal Adolescente, ley 20.084, en junio del 2007, momento en que nuestros Programas se amplían incorporando el Proyecto de Medidas Cautelares Ambulatorias y el Programa de Libertad Asistida Especial, estableciéndose además un marco jurídico en el que se desarrollan nuestras acciones. Una anécdota asociada a este hito es la incorporación del primer caso, sancionado bajo la ley en comento, a uno de nuestros Programas.

En relación a nuestros proyectos de la línea de Protección, el primero de ellos es el Programa Familia Asistida, una forma de colocación familiar que permite al niño permanecer con su grupo familiar o con vecinos y amigos de sus padres, en su propio entorno, en su comunidad.

El objetivo del Programa es contribuir al cuidado de los niños cuyos padres no pueden atenderlos temporalmente, sin desarraigar al niño de su medio, a través de la creación de un modelo donde los adultos responsables de su cuidado se eligen en su entorno natural, para procurar gradualmente que los padres cuiden en forma personal a sus hijos y cuando se produzca la reunión familiar hayan mejorado significativamente su calidad de vida.

Este Programa se inició en octubre de 1992, para atender a niños en circunstancias especialmente difíciles, de la Región Metropolitana, convirtiéndose en un proyecto pionero en el área, orientado a provocar grandes cambios en el sistema de colocación familiar hasta ese momento desarrollado.

En el año 2008 se da inicio a los Programas de Familia de Acogida Especializada en la Región Metropolitana, ubicados en la Comuna de Santiago y Estación Central, el año 2011 se implementa un nuevo Programa en Rengo, sumándose en el año 2014 otro en Villa Alemana. Actualmente los Programas de la Región Metropolitana han sido reemplazados por los Programas FAE PRO de Maipú, Colina, Talagante y San Bernardo.

Nuestra Institución, en este momento,  ejecuta diversos Programas, tanto en el área de Protección, como en la línea de Responsabilidad penal adolescente e Infractores de Ley, instalándonos territorialmente en cuatro regiones: Metropolitana de Santiago, V Región, VI Región y VIII Región.

Descubre!

Como Colaborar

Sé parte de nuestra fundación. Juntos, podremos ayudar a muchos niños, niñas y jóvenes.

Colabora!